POR UNA NUEVA GENERACIÓN DE CONDUCTORES (Parte 1)

Por medio de la presente, sometemos a la consideración de nuestros lectores, algunas posibles soluciones a la grave problemática del tránsito y el transporte que afectan a la más vieja urbe del nuevo mundo. Nos proponemos analizar inextenso esta problemática que concita diariamente  nuevos desafíos tanto para las autoridades y organismos nacionales y locales del ramo, así como para los conductores independientes y  para los usuarios y suplidores de medios de transporte masivos, colectivos y  para la ciudadanía en general.

Nuestra primera sugerencia es la creación de un Ministerio de Tránsito y Transporte, que aglutine a todos los organismos que actualmente manejan por separado lo relativo a las políticas del ramo. Dicho Ministerio fungirá como organismo rector, terminando así con la tradicional cultura del individualismo y las ejecutorias unilaterales de los organismos, sin tomar en cuenta a los demás y de nunca ponerse de acuerdo aunando esfuerzos tendentes a eficientizar un servicio que al correr de los años involuciona.

En toda esta problemática, existe una palabra clave que sería la panacea para los males ancestrales que padecemos “EDUCACION VIAL”.

PREÁMBULO HISTÓRICO:

La ciudad de Santo Domingo de Guzmán, Primada de América, tal y como la conocemos, data de los albores del siglo XVI, cuando una plaga de hormigas, se dice, obligó a su traslado desde la parte oriental al lado occidental del río Ozama.

Se atribuye su trazado urbanístico al notable comendador Fray Nicolás de Ovando.

Por razones históricas y por declaración de la UNESCO (1989) como patrimonio de la humanidad, esta ciudad colonial, ha sufrido muy poca variación en el concepto de su vialidad desde su trazado original a la fecha.

Sin embargo, no podemos decir lo mismo con relación al resto de la ciudad, que con menos de cuatro kilómetros cuadrados de extensión original, ahora ocupa un área estimada de más de 400 kilómetros cuadrados, la cual abarca al gran Santo Domingo y sus provincias (Polígono central D.N, Santo Domingo Este, Santo Domingo Norte y Santo Domingo Oeste).

Este crecimiento a destajo de la ciudad, sin la presencia de un plan regulador (ausente hasta hace poco tiempo) trajo como consecuencia el ensanchamiento de la ciudad, proliferando los arrabales y los cordones de miseria tal y como los conocemos hoy día, presentes en más de 100 barrios que forman una telaraña urbana y suburbana, la cual adquirió ribetes dramáticos después de la caída de la tiranía Trujillista más allá de los años sesenta, hasta el presente.

En el próximo artículo, hablaremos acerca de la problemática del tránsito y transporte urbano de nuestros días.

Anuncios

Una respuesta a “POR UNA NUEVA GENERACIÓN DE CONDUCTORES (Parte 1)

  1. ESste tambien esta muy bueno. Felicitaciones. Lo incluire en el mio. V

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s